EL Metodo Gabriel

Foro dedicado al sistema de Jon Gabriel, El metodo Gabriel para lograr el cuerpo deseado


No estás conectado. Conéctate o registrate

probioticos el uso del kefir

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 probioticos el uso del kefir el Miér Mar 30, 2011 7:58 am

LOS KEFIR SON UNA GRAN AYUDA ALA HORA DE INCLUIR EN NUESTRA NUEVA FORMA DE ALIMENTARNOS LOS PROBIOTICOS YA SE QUE EN LA ACTUALIDAD EL YOGUR COMERCIAL LO ESTA INCLUYENDO Y NI SE DIGA DEL YAKULT. PERO LES DEJO LA FORMA NATURAL DE CONSEGUIR LOS PROBIOTICOS QUE NECESITAMOS

KEFIR DE LECHE
CUIDADOS DEL CULTIVO
Para preparar el kéfir, se pone el cultivo en una jarra limpia, preferentemente de cristal (nunca usar metal), se llena con leche tibia de vaca, echándole 2 cucharadas soperas del cultivo y dejándolo a temperatura ambiente durante 24 horas. Al cabo de este tiempo, estará en condiciones de ser utilizado. No se debe dejar el cultivo en la leche más de 48 horas, pues estará muy ácido y no se podrá beber. Por lo menos una vez por semana, deberá lavarse cuidadosamente el cultivo en agua tibia, colocándolo nuevamente en una jarra limpia con leche tibia. Otras veces basta colar la leche con un colador de plástico, vaciar de nuevo el cultivo en la jarra y añadir leche tibia. La leche kefirada puede ser refrigerada, no así el cultivo. La jarra no debe tener más de dos tercios de leche, pues el acidophilus da lugar a una presión de gas que aumenta a medida que sube la temperatura y la jarra debe tener por lo menos un tercio de aire. El kéfir, si se toma todos los días, mantiene una buena flora intestinal y ayuda al cuerpo a fabricar la vitamina B.



BENEFICIOS CONSEGUIDOS CON EL KÉFIR
NERVIOS.- Un litro por día. En casos graves, continuar durante un año. Cura la falta de sueño y se mejora el apetito, disminuyendo las depresiones.
MALESTARES DEL INTESTINO.- Un litro y medio diario, durante el tiempo necesario. El paciente no necesita medicamentos.
ANEMIA.- Un litro por día. Después de 3 meses, la sangre es normal; en los casos graves, los adultos deberán tomar 2 litros.
ECZEMA.- Un cuarto de litro por día. Cubrir la piel irritada con kéfir y dejarlo secar. Repetir varias veces al día, lavar y aplicar de nuevo. También se curan los casos crónicos.
CATARRO DE VEJIGA Y ESCLEROSIS.- Un litro por día, mejora en los casos más graves, incluso las esclerosis del corazón. El kéfir regula la presión arterial y regula el peso.
TRASTORNOS DE LA VESÍCULA BILIAR.- Un litro por día. El kéfir cura de 2 a 6 meses. Sin embargo, si el paciente toma crema y leche, los trastornos aparecen de nuevo.
DOLORES DE RIÑONES.- Un litro por día.
INFECCIONES.- Un litro por día, combinando con una dieta muy severa.
HEPATITIS Y CONGESTIÓN.- Medio litro diario de kéfir, que haya sido cultivado solamente 12 horas; tomar antes de acostarse. Se manifiesta mejoría después de 3 ó 4 semanas. Si se regula la digestión, empezar a tomar medio litro de kéfir que haya sido cultivado durante 24 horas.


FABRICACIÓN DE QUESO
En cuanto al kéfir, se puede hacer con él un queso delicioso. Póngase una tela porosa sobre un colador y colóquese en él el kéfir. Déjese gotear. El suero pasará al recipiente y el queso quedará en el tamiz. Es muy sabroso con cebolletas picadas.
ADVERTENCIA.- El cultivo muere si se le deja sin leche durante largo tiempo.





CÓMO CONSERVAR LOS GRÁNULOS DE KÉFIR

Por unos días:

Si nos tenemos que ausentar por unos días, se pueden dejar los gránulos en agua azucarada para su conservación. Por más largo tiempo, se los puede congelar, siempre que hayan sido escurridos y guardados en una bolsa de plástico o bote de cristal.

Cómo secarlos:

El proceso de secado de los gránulos de kéfir, tanto los de leche como los de agua, es como sigue:

Se extienden sobre un plato. Se cubren con una servilleta de papel y se colocan en un lugar ventilado. Cada día se remueven los gránulos, para ir despegándolos del plato, con cuidado de no romperlos. El tiempo que tarden en secarse dependerá de la ventilación y la humedad ambiental. Se sabrá si están completamente secos, cuando se los note como cristalizados y nada pegajosos.

Así se pueden meter en una bolsita y ser enviados en un sobre acolchado, franqueándolo como simple carta, por lo que se evitarán gastos de envío.

Cómo hidratarlos:

Es preferible cubrirlos de leche y renovarla hasta que los gránulos adquieran su textura gelatinosa y veamos que espesa la leche donde están sumergidos.


El kéfir de agua tiene unas propiedades con efectos superiores al kéfir de leche. Se puede tomar en mucha más cantidad (de 1 a 3 litros al día). Sus gránulos son casi transparentes, sueltos y de un color acaramelado.

Preparación:

En una jarra grande de boca ancha pondremos:

3 cucharadas de gránulos de kéfir (Para que sea más cómodo manejar los gránulos, podemos colocarlos en una gasa y hacer una muñequilla, amarrándolo con un hilo, así no tendremos que colarlos y para limpiarlos sólo habrá que ponerlos debajo del chorro suave del grifo).

50 grs. de azúcar moreno. O también se puede sustituir por miel de abeja, miel negra o melaza de caña. Para que lo puedan tomar los diabéticos, en vez de los anteriores ingredientes, se puede poner fructosa (azúcar de frutas) o edulcorante de Stevia rebaudiana (planta que hace descender los niveles de azúcar y tiene gran poder edulcorante).

1 ó 2 higos secos u otra fruta como dátiles o albaricoques secos.

1/2 limón pequeño bien lavado.

Llenar con 1 litro de agua y remover. Después de 24 horas remover de nuevo.

Tiempo de fermentación:

Se deja fermentar como mínimo 2 días y como máximo 3.
Atención: El ácido carbónico aumenta cada día, por lo que no debe taparse el recipiente herméticamente, ya que podría estallar.

Colar el líquido que estará listo para su consumo.

Lavar bien los gránulos de Kéfir bajo el agua del grifo, cambiar de recipiente y proceder como al principio.

Los gránulos de Kéfir se reproducen bastante, por lo que se aconseja dar los que sobran a un amigo, o llevarlos a alguna herboristería u otro centro que se dedique a hacer de intermediario, ya que son muy difíciles de conseguir.

La bebida de Kéfir sabe mejor fría, por lo que es muy recomendable en los calurosos días de verano.


APLICACIONES Y DOSIS

Aplicaciones:

Enfermedades de tipo nervioso, úlceras internas, catarros bronquiales, esclerosis, infarto cardíaco, problemas de vesícula, de hígado, riñones, ictericia, enfermedades del estómago e intestinos, diarreas, estreñimiento, anemia, dermatitis y eczemas.

El Kéfir previene putrefacciones intestinales y contribuye a la depuración del organismo. Se debe beber diariamente, no altera la digestión y pasa muy rápidamente a la sangre. Cuando se tienen afecciones crónicas, se debe beber gran cantidad de Kéfir de agua, por la mañana, al mediodía y por la noche, 1/2 litro cada vez.

El Kéfir no es un remedio universal. Cuando exista enfermedad, siempre se debe acudir al médico. El Kéfir puede ayudar a la Medicina por su efecto desintoxicante en muchas enfermedades.

El Kéfir de 24 horas actúa como laxante y se debe tomar por la noche, con una duración de 2 a 4 semanas. En cambio, el de 48 horas, regula.

También normaliza la presión arterial y el control de peso.

Dosis:

Nervios 1 litro diario
Úlceras 1 litro diario (desaparecen después de 2 meses)
Asma 1 litro diario (durante más tiempo)
Catarro bronquial 1 litro diario
Anemia 1 a 2 litros diarios
Esclerosis 1 litro diario
Dermatitis / Eczemas 1/2 litro diario + aplicación sobre la parte afectada dejándolo secar.
Cistitis 1 litro diario
Problemas renales 1 litro diario
Afecciones de la vesícula biliar 1 litro diario


CÓMO CONSERVAR LOS GRÁNULOS DE KÉFIR



Por unos días:

Si nos tenemos que ausentar por unos días, se pueden dejar los gránulos en agua azucarada para su conservación. Por más largo tiempo, se los puede congelar, siempre que hayan sido escurridos y guardados en una bolsa de plástico o bote de cristal.



Cómo secarlos:

El proceso de secado de los gránulos de kéfir, tanto los de leche como los de agua, es como sigue:

Se extienden sobre un plato. Se cubren con una servilleta de papel y se colocan en un lugar ventilado. Cada día se remueven los gránulos, para ir despegándolos del plato, con cuidado de no romperlos. El tiempo que tarden en secarse dependerá de la ventilación y la humedad ambiental. Se sabrá si están completamente secos, cuando se los note como cristalizados y nada pegajosos.

Así se pueden meter en una bolsita y ser enviados en un sobre acolchado, franqueándolo como simple carta, por lo que se evitarán gastos de envío.


Cómo hidratarlos:

Bastará con ponerlos en agua a temperatura ambiente para que adquieran su consistencia gelatinosa.


Ver perfil de usuario

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.